Bridgerton: sexo, mentiras y relaciones peligrosas

Por ROBERTO G. CASTAÑEDA

Si te gustan las producciones de época que combinan fastuosos vestuarios, sexo, intrigas, escenarios palaciegos y traiciones, entonces Bridgerton te va a seducir. Por algo es el lanzamiento fuerte de Netflix para la Navidad y se estrena este 25 de diciembre.

Así que será ideal para acompañar el recalentado o curar la resaca. Bridgerton es una mezcla entre la serie británica Downton Abbey y Gossip Girl, aderezada con la malicia de la cinta Relaciones peligrosas. Es una historia entretenida, canallesca y con harta lujuria… pero también romance.

Y quien está atrás de ella es Shonda Rimes, la misma productora de éxitos como Grey´s Anatomy, Scandal y How to Get Away with Murder. Ella firmó un acuerdo por 150 millones de dólares para trabajar con Netflix y este es el primer producto de esa unión.

Bridgerton está basada en la saga literaria del mismo nombre que escribió Julia Quinn y que el mismo New York Times ha colocado en sus listas de best sellers. Ah y la productora Shonda Rimes es su fan.

La primera temporada, que consta de ocho capítulos, nos adentra en la familia de los Bridgerton, compuesta por ocho hermanos y ubicada en Londres, a principios del Siglo XIX. Así que los vestuarios, la ambientación y escenografías son espectaculares. Y tal como en el primer libro (El duque y yo), la trama parece centrada en la hermana mayor: Daphne Bridgerton. Ella está en edad casadera, peeero…

De pronto un boletín de la época, o pasquín o como quieran llamarle, empieza a dinamitar la reputación de la chica justo en la temporada del “carnaval matrimonial”. Detrás de esos chismes impresos está la misteriosa Lady Whistledown, quien se divierte con los cotilleos, los rumores esparcidos en la alta sociedad.

Pero al rescate de Daphne llega el duque de Hastings, un codiciado soltero con fama de incasable y también de oveja descarriada. El noble hace un trato con  la mayor de los Bridgerton: fingir que están de romance. Entonces la historia comienza su recorrido de enredos, amoríos secretos, piel mucha piel, y chismorreos.

El elenco es encabezado por la actriz inglesa Phoebe Dynevor y el carismático Regé-Jean Page (la pareja principal), mientras que la veterana Julie Andrews es la odiosa narradora (Lady Whistledown) de la versión original.

Bridgerton es una serie romántica, escandalosa y aguda… Pero no es una serie de época más: está repleta de guiños y licencias creativas, de sexo y de ironía, enmarcados en una producción exuberante, lo que da como resultado un producto original, actual, sorprendente y adictivo, al más puro estilo Shonda Rhimes”, sintetizó Netflix sobre el prometedor estreno.