“La Teoría del Big Bang” no es propiamente una vacuna, pero mantiene vivo y en buena forma lo que el Mundo necesita ahora más que nunca: el humor

Por ANDRÉS TAPIA